Cargando...

En determinadas pequeñas y medianas empresas se establecen relaciones comerciales en las que únicamente se firma, como documento, una hoja de pedido, una proforma o, meramente, se intercambian correos electrónicos. Hasta ahí, todo bien. Pero, ¿Qué pasa cuando nos encontramos ante un cliente o proveedor que quiere terminar con la relación comercial y no quiere pagar, o que exige que le paguen por determinados servicios o productos que no ha recibido o que no se han recibido correctamente?

Ante esta situación, se debe acudir al contrato firmado para que el profesional que está tratando el tema pueda examinarlo y buscar una solución adecuada y adaptada a las circunstancias.

En ocasiones, no se firman contratos ya que, meramente, se han intercambiado correos incluyendo proformas, pedidos, encargos, etc.

Si bien, en la actualidad, la tecnología e internet nos han facilitado, en general, las relaciones comerciales y han ayudado a agilizar la operativa de muchas empresas. Aún y así, no hay que descuidar la parte legal que, sorpresivamente, puede aparecer en toda relación que se establece en el tráfico jurídico.

Es por ello, que se considera importante y se recomienda que, en determinadas situaciones, para no dificultar la operativa de las sociedades y para curarse en salud y protegerse de posibles controversias o discrepancias, se incluyan en esos correos, proformas u hojas de pedido, una referencia a la aplicabilidad de sus condiciones generales de contratación.

Eso facilitará, en caso de que el asunto llegue a manos de un juzgado, no sólo la labor del juez de determinar quién tiene la razón, sino aún más, limitar, en los supuestos permitidos por la legislación vigente, la responsabilidad de la empresa, establecer parámetros de control en lo que se refiere a indemnizaciones por daños y perjuicios y, en definitiva, ayudarnos de alguna manera a tener previstos con antelación riesgos que pueden surgir atendiendo a lo que en cada caso podemos asumir sin que ello afecte sustancialmente al desarrollo de nuestra actividad.

Si te encuentras ante una situación como esta, no dudes en consultarnos para valorar qué podemos mejorar o desarrollar para ayudarte.

Para más información, puedes contactar con el área mercantil de GD Legal