Cargando...

Tendrán la consideración de Gran Empresa, aquellas entidades que durante el año natural anterior al que transcurre, en este caso 2017, hubieran superado la cifra de 6.010.121,04 euros de volumen de operaciones, calculado conforme a lo dispuesto en el artículo 121 de la ley del IVA (Ley 37/1992 de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido).

Una vez se conozca la adquisición de la condición de Gran Empresa, la sociedad dispondrá del plazo general de un mes y, en cualquier caso, hasta el vencimiento del plazo para la presentación de la primera declaración periódica afectada por la variación puesta en conocimiento de la Administración o que se hubiese tenido que presentar de no haberse producido dicha variación, para comunicar a la Agencia Tributaria la adquisición de su nueva condición.

¿Qué efectos tiene la condición de Gran Empresa?

De la adquisición de la condición de Gran Empresa se derivan importantes implicaciones en el ámbito fiscal. A continuación, se analizan las más importantes, atendiendo a cada uno de los tributos implicados:

  • Impuesto sobre Sociedades (IS)

La condición de Gran Empresa en el Impuesto sobre Sociedades, tiene efecto sobre los pagos fraccionados de la sociedad.

En este sentido, la Ley del Impuesto sobre Sociedades (Ley 27/2014, del Impuesto sobre Sociedades), establece que los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios haya superado la cantidad de 6 millones de euros durante los 12 meses anteriores a la fecha en que se inicie el periodo impositivo al que corresponda el pago fraccionado, tendrán la obligación de realizar el cálculo de dicho pago, sobre la parte de la base imponible del periodo de los 3, 9 u 11 primeros meses de cada año natural, al que se le aplicará un tipo del 17% sobre la base imponible, conforme a lo establecido en el artículo 40.2 Ley del IS.

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Respecto al IVA, la adquisición de la condición de Gran Empresa tiene incidencia sobre la periodicidad de presentación de las autoliquidaciones.

Desde el 1-7-2017, todas las entidades que tenga la condición de Gran Empresa, deberán aplicar el nuevo sistema de gestión del IVA denominado Suministro Inmediato de Información (SII). La adhesión de estas entidades al SII, implica que se deban presentar las declaraciones-liquidaciones durante los treinta primeros días naturales del mes siguiente al correspondiente período de liquidación mensual, o hasta el último día del mes de febrero en el caso de la declaración-liquidación correspondiente al mes de enero.

De la misma forma, éstas entidades deberán enviar el detalle de los registros de facturación en un plazo de cuatro días desde el registro en el caso de las facturas recibidas y desde la emisión en el caso de las facturas emitidas, a través de la Sede electrónica de la Agencia Tributaria.

Asimismo, la adhesión al nuevo sistema de gestión del IVA, implica que éstas entidad no queden obligadas a la presentación de las declaraciones informativas correspondientes a los modelos 340 (libros registro), 390 (resumen anual) y 347 (operaciones con terceros).

  • Declaraciones y autoliquidaciones periódicas

Por último, respecto a las declaraciones y autoliquidaciones periódicas, con la adquisición de la nueva condición de Gran Empresa, la periodicidad de presentación de las mismas pasará de ser trimestral a mensual, debiendo ser presentadas durante los primeros veinte días del mes posterior.

Si necesitas obtener más información sobre las repercusiones que tiene la adquisición de la condición de gran empresa a efectos fiscales, puedes contactar con el área fiscal de GD Legal.