Cargando...

¿Qué ocurriría si tu empresa te ofreciera trabajar sólo unos meses seguidos, y después te olvidaras de trabajar?

Esta posibilidad, toma su forma a través de una de las modalidades de jubilación más solicitadas en la actualidad por los trabajadores, la jubilación parcial.

La jubilación parcial es un tipo de jubilación que permite a los trabajadores, -antes del cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación o después del cumplimiento de la misma-, simultanear, la condición de pensionista con una jornada de trabajo reducida, retirándose progresivamente del mercado laboral y acceder a una pensión. Como consecuencia, el trabajador percibiría proporcionalmente un salario en virtud del tiempo trabajado y por otro lado, parte de la pensión de jubilación.

Durante este tipo de jubilación, el trabajador puede reducir su jornada entre un 25% y un 50%, -o incluso un 75% si se contrata de forma indefinida y a jornada completa a un trabajador que le sustituya.

Actualmente, acordándolo empresa y trabajador, es habitual que el trabajador, una vez jubilado parcialmente, en lugar de realizar su jornada reducida diaria durante todo el tiempo que dure la jubilación parcial, acumule todas las horas reducidas que tiene que realizar en un sólo período, de forma que trabaje durante unos meses seguidos a jornada completa, y luego deje de acudir al trabajo hasta que se jubile formalmente.

Esta práctica, ha sido repetidamente rechazada por el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) por no encontrarse prevista en la ley, sin embargo, el Tribunal Supremo, en numerosas sentencias, ha permitido esta forma de acumulación de jornada.

Una vez más, el Tribunal Supremo, en su sentencia de 29 de marzo de 2017, vuelve a afirmar que la concentración de la jornada del jubilado parcial es correcta, pues en cualquier caso, prima la libertad de pacto o acuerdo individual que rige en las relaciones laborales, pudiendo las partes implicadas (empresa y trabajador) acordar esta forma de trabajo.

El Tribunal Supremo, a través de esta sentencia, confirma una vez más, que la acumulación de la jornada es del todo válida, puesto que se dan los requisitos necesarios previstos para la jubilación parcial. Esto es así, ya que tanto el trabajador jubilado parcialmente, como el trabajador que le sustituye, continúan percibiendo su salario proporcionalmente a su jornada, se mantienen en alta en la Seguridad Social y en consecuencia se ingresan las cotizaciones necesarias que derivan de este tipo de jubilación, con la única excepción, en comparación a una jornada reducida al uso, de que se concentra la prestación de servicios en determinados meses, y en los restantes no media actividad profesional alguna.

Para más información, puede contactar con el área laboral de GD Legal.