5 formas de despido por transgredir la buena fe contractual

Los trabajadores deben cumplir con ciertas obligaciones que requieren sus puestos de trabajo, respetando siempre las reglas de la buena fe y diligencia laboral a través de una conducta apropiada.

Sin embargo, es posible encontrarse ante situaciones de transgresión de la buena fe contractual en ciertas conductas del trabajador que se pueden llegar a sancionar con el despido.

Fichar por un compañero a la entrada o salida del trabajo

Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía considera que un trabajador que ficha sus horas y las de su compañero comete una falta muy grave que vulnera la buena fe contractual, lo que conlleva el despido procedente. El Tribunal recuerda que la esencia del incumplimiento no es tanto el daño causado, sino la transgresión de la fe depositada y la lealtad debida a la hora de firmar el contrato.

Esta sentencia sigue la línea de interpretación de muchos tribunales que defienden que no es necesario cometer una conducta ilícita que provoque daños en la empresa, sino que basta la ruptura de la confianza.

Ofensas a compañeros de trabajo a través de redes sociales

Publicar comentarios en redes sociales denigrando a los compañeros de trabajo y/o menospreciando la actividad profesional de la empresa, puede tener como consecuencia el despido disciplinario.

Así lo expone una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que se pronuncia sobre las ofensas verbales a compañeros a través de Twitter durante la jornada laboral. En concreto, se demuestra que el trabajador ha tenido actividad en la citada red social publicando comentarios con referencias inapropiadas y ofensivas hacia sus compañeros de trabajo. El Tribunal considera que la forma de dirigirse a sus compañeros y jefes constituye una ofensa verbal y que, además supone la ruptura de la buena fe contractual.  A pesar de que en los comentarios no aparezca el nombre de la empresa, el Tribunal recuerda que basta con que existan indicaciones o detalles gracias a los cuales sea fácil identificar a la empresa en cuestión.

A pesar de que existan límites a la libertad de expresión, el Tribunal Constitucional (TC) ha señalado recientemente que criticar a la empresa de forma justificada sí se encuentra amparado en determinados casos y, por tanto, no cabe el despido disciplinario. En concreto, el TC afirma en una sentencia que quejarse sobre deficiencias de la empresa en ejercicio de la libertad de expresión prevalece sobre el deber de lealtad, siempre y cuando la conducta se desarrolle dentro de los márgenes legítimos.

Sustraer documentos para emplearlos en contra de tu empresa

Sustraer información y/o documentos oficiales para utilizarlos como prueba en contra de tu empresa en un futuro juicio puede ser causa de despido disciplinario. Así lo ha sentenciado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña contra un empleado que sustrajo documentos para fotocopiarlos y utilizarlos para defenderse de un futuro despido que el propio trabajador daba por seguro que iba a suceder.

La sentencia razona que este hecho del trabajador no es justificable de ningún modo, pues existen diferentes vías legales para solicitar pruebas documentales en juicio sin necesidad de tener que sustraerlas. La normativa legal ya establece unas consecuencias jurídicas específicas ante la negativa de una de las partes a aportar los documentos requeridos por la otra, por lo que en ningún caso es admisible el hecho de sustraerlos para su aportación sin tener en cuenta el mecanismo legal para tal fin.

Utilizar el vehículo de la empresa para asuntos propios

Emplear el vehículo de empresa para fines particulares que supongan un beneficio propio y ningún aliciente empresarial puede ser causa de despido procedente. El Tribunal Superior de Justicia de Burgos considera que esta actuación deliberada y reiterada en el tiempo por parte de un trabajador constituye una transgresión de la buena fe contractual y un abuso de confianza.

A pesar de que el Tribunal indique que ocasionalmente estos hábitos pueden ser tolerables, finalmente procede a ratificar el despido procedente por considerar su actuación como grave y culpable.

Vender tickets del comedor obtenidos de forma irregular

La obtención de tickets (‘vales de comida’) del comedor de la empresa de forma irregular y su posterior venta a compañeros y trabajadores externos puede llegar a suponer el despido procedente. De esta manera queda reflejado en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en la que muestra que tal actuación supone una transgresión de la buena fe contractual, así como un abuso de la confianza en el desempeño de su trabajo.

A pesar de que la compraventa de tickets es un hecho permitido por la empresa, el hecho imputable al trabajador y causa de su despido es haberlos obtenidos de forma irregular para poder lucrarse con su venta. Sobre la exigencia de actuación en base a la buena fe, la transgresión que efectúa el trabajador constituye un acto contrario a los deberes de conducta que debe presidir la ejecución de todo contrato laboral.

Para aquellos que deciden traer comida a la oficina, es importante señalar que en una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón se declara procedente el despido de un trabajador por hurtar comida a sus compañeros de trabajo. Según el Tribunal, tales hechos no deben ser tolerados, pues constituyen una infracción grave que debe ser sancionada con el despido teniendo siempre en cuenta la teoría gradualista que debe imperar sobre la conducta y su posterior sanción.

Para más información, contacta con nuestros abogados sin compromiso.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "5 causas de despido por transgredir la buena fe contractual " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente