GD Legal abogados para servicio jurídico de empresas y sociedades. Asesoría jurídica
Cómo cobrar a deudores que se encuentran en el extranjero: blog de abogados

Desde el pasado mes de enero de 2017 está vigente en el ámbito de la Unión Europea (a excepción de Reino Unido y Dinamarca) el Reglamento (UE) nº 655/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de mayo de 2014, por el que se establece el procedimiento relativo a la orden europea de retención de cuentas a fin de simplificar el cobro transfronterizo de deudas.

El Reglamento establece un nuevo procedimiento cuyo objetivo consiste en permitir a un acreedor obtener una orden de retención de cuentas para evitar que la retirada y traspaso de fondos del deudor ponga en peligro la posterior ejecución de su crédito. Y fija la posibilidad de poder efectuar peticiones de información sobre las cuentas bancarias del mismo, con carácter previo a la solicitud de la orden.

Orden europea de retención de cuentas bancarias

Esta orden de retención de cuentas se puede pedir antes de obtener una resolución judicial, transacción judicial o documento público con fuerza ejecutiva, o bien cuando ya se hayan obtenido, aunque en el primero de los supuestos se exigirá, como norma general, que se preste una fianza a fin de garantizar la indemnización de los daños y perjuicios que pudieran causarse al deudor con ocasión de la solicitud de la orden. Ahora bien, en ninguno de los dos supuestos indicados se notificará al deudor, ni se le oirá, hasta que no haya sido dictada la misma.

La orden únicamente se puede solicitar en relación con deudas de naturaleza civil y mercantil, y siempre que se trate de un asunto transfronterizo, es decir, cuando la cuenta bancaria cuya retención se solicite esté abierta en un Estado miembro distinto del Estado miembro del órgano jurisdiccional al que se solicita la orden, o cuando el acreedor esté domiciliado en un Estado miembro distinto del órgano judicial ante el que se insta la medida.

blog de abogados para servicio jurídico procesal a empresas

Cabe decir que la aplicación del Reglamento impulsa la cooperación judicial entre Estados miembros e incrementa la eficacia de los procesos de ejecución en el ámbito europeo, aumentando las posibilidades de éxito del acreedor en el cobro de sus deudas.

Del mismo modo, el procedimiento contemplado en el mismo constituye un medio complementario y opcional para el acreedor, que puede recurrir a cualquier otro procedimiento previsto en su derecho nacional para la obtención de una medida equivalente.

Si necesitas más información al respecto, puedes contactar con los profesionales del área procesal de GD Legal. 

Infórmate de toda la actualidad en el blog de derecho procesal de abogados de la asesoría jurídica GD Legal