Cómo funciona un crédito revolving

Los créditos de duración indefinida con carácter revolving presentan características que los hacen susceptibles de un tratamiento normativo específico. La esencia de esta modalidad, que detallamos a continuación, es la posibilidad de efectuar un pago aplazado flexible.

La información expuesta es meramente informativa. Si necesitas asesoramiento legal, te ofrecemos la posibilidad de ponerte en contacto con nuestra Asesoría Jurídica.

Definición de tarjeta y préstamo revolving

Las tarjetas revolving son un producto financiero bastante popular, basado en un crédito de consumo materializado a través de la propia tarjeta. Se caracteriza por el amplio margen de aplazamiento de los pagos y bajas cuotas.  De esta manera, uno de los objetivos de esta tarjeta es la posibilidad que se le da al usuario de aplazar cualquier compra que realice en su día a día.

La palabra revolving hace referencia al derecho de la parte financiada de poder volver a disponer de cualquier cantidad “repagada” bajo el contrato.

También conocido como crédito rotativo o “revolvente”, está especialmente pensado para personas, ya sean físicas o jurídicas, que estén pasando por dificultades económicas. La parte financiada tendrá derecho a disponer de la parte de capital que se vaya amortizando, siempre dentro del límite concebido. De hecho, como estos créditos están previstos para personas con dificultades, se suelen establecer tipos de interés y estipularse comisiones por las tarjetas bancarias a las que queda asociado el crédito: de emisión, apertura, renovación…

Ventajas y desventajas de las tarjetas revolving

Entre las ventajas podemos encontrar:

  • sencillez a la hora de obtener financiación;
  • existe una flexibilidad en el pago puesto que el cliente es el que decide la cantidad mensual a aportar;
  • el cliente dispone de la cantidad que quiera en cualquier momento. Eso sí, sin rebasar el importe concedido.

Entre las principales desventajas encontramos:

  • la obligación que surge de aplazar el pago, aunque el usuario tenga liquidez suficiente;
  • el tipo de interés suele ser muy elevado. Además, no suele ser fijo, por lo que se puede terminar gastando más de lo que inicialmente se tenía en mente;
  • altas comisiones de apertura en muchas ocasiones.

Diferencia entre tarjeta de crédito y revolving

Como hemos comentado, las compras que se realicen con este tipo de tarjetas revolving quedan aplazadas de forma automática, no se cargan automáticamente en la cuenta del banco.

Ambas tienen la misma apariencia física que permiten aplazar las compras que realicemos con ellas. Las diferencias las encontramos en su funcionamiento.

La principal diferencia de una tarjeta revolving con respecto a una de crédito tradicional es que la primera solo permite aplazar las compras en las cuotas que el usuario escoja, lo que acarrea una serie de intereses. El usuario es el encargado de escoger entre pagar un porcentaje del saldo pendiente cada mes u optar por pagar una cuota fija siempre y cuando se respeten los umbrales marcados en las condiciones.  

Podríamos decir que la tarjeta revolving funciona “como un préstamo personal” con un tipo de interés elevado. De hecho, muchos expertos del sector han señalado que las bajas cuotas unidas al elevado interés asociado provocan que, en la práctica, la deuda acumulada aumente en lugar de ir saldándose, pudiendo incluso convertirse en indefinida. 

Entidad y la obligación de informar sobre tarjetas revolving

La entidad financiera tiene que cumplir con una serie de obligaciones de información.

En este tipo de contratos, y siempre con la debida antelación, la entidad facilitará al cliente los siguientes datos:

  • deberá señalarse el término revolving;
  • mención expresa sobre la modalidad de pago;
  • si la entidad o el cliente tienen la posibilidad de modificar la modalidad de pago;
  • si se prevé la capitalización de cantidades vencidas, exigibles y no satisfechas;
  • un ejemplo representativo de crédito con dos o más alternativas de financiación.

De manera trimestral, la entidad deberá proporcionar al cliente:

  • el importe del crédito dispuesto;
  • el tipo deudor;
  • la modalidad de pago indicando la cuota fijada en ese momento;
  • fecha aproximada en la que el cliente terminará de pagar el crédito;

En tercer lugar, cuando el cliente lo solicite, la entidad tiene que facilitar, en un plazo máximo de 5 días hábiles:

  • las cantidades que han sido abonadas y la deuda pendiente de la forma más detallada posible;
  • el cuadro de amortización

En el momento en el que se amplíe la línea del crédito, y con la antelación mínima de un mes, la entidad deberá comunicar al cliente:

  • el nuevo límite;
  • la cuantía de la deuda acumulada hasta ese momento;
  • la nueva cuota que tendrá que pagar.
dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Cómo funciona un crédito revolving " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente