¿Confinado a pagar la renta?

En estos delicados momentos son muchas las dudas e inquietudes que nos abordan. Toda vez que pasamos las 24 horas encerrados en nuestros domicilios, los minutos se vuelven martillos que golpean nuestra mente y sacan como novedad del día otras cuestiones que nos pueden preocupar. Aterrizando en una de ellas, me refiero a aquéllas situaciones en las que, amenazados por ERTES, despidos, falta de ingresos, etc., tu querido hogar se vuelve una carga difícil de asumir económicamente.

Quizás, por cuestiones culturales, no es costumbre incluir en los contratos que firmamos cláusulas que prevén la regulación de situaciones tan graves como las que estamos atravesando en estos momentos que no son, ni más ni menos, que las incluidas como situaciones de fuerza mayor. Sí, tranquilo, no sólo es tu caso, es el de la gran mayoría. Pues bien, ¿cómo intentar solventar aquéllas situaciones en las que, por las circunstancias propias de tu situación, el pago de la renta supone un gran problema difícil de asumir?

Cláusula “rebus sic stantibus”

Los que consultáis por internet, es decir, todos o casi todos –y digo todos porque tengo familiares con 94 años que lo hacen-, habréis leído sobre la cláusula “rebus sic stantibus”. Esta expresión latina, lo que viene a decir es que las cosas y circunstancias son las que son en el momento concreto. Esto llevado a la firma de un contrato de arrendamiento significaría que, suscribimos el contrato de arrendamiento bajo la situación y circunstancias de dicho momento (tenía un trabajo estable, la economía va como va, pero dispongo de liquidez para asumir mis obligaciones, …).

Nadie podríamos haber adelantado una situación tan extraordinaria e imprevisible en sus consecuencias como la que estamos viviendo. Esto es, las circunstancias bajo las que se han suscrito muchos contratos de arrendamiento se han visto afectadas y modificadas, tremendamente en algunos casos, por causas fuera de nuestro alcance de control y culpa.

La cláusula o expresión “rebus sic stantibus” permite modular o atemperar las obligaciones asumidas en virtud de un contrato con motivo de estas situaciones sobrevenidas e imprevisibles cuando las mismas, atendiendo a la situación concreta de cada caso, implican un grave desequilibrio entre las obligaciones y derechos asumidos por las partes.

Hasta aquí, todo bien. Sin embargo, dicha cláusula o expresión, si no está expresamente prevista en el contrato, la ley no ofrece una regulación expresa que permita su aplicación de forma subsidiaria. Su aplicación debe ser ordenada por un órgano judicial, lo que conlleva un procedimiento judicial y la valoración y criterio de un tercero.

En caso de que el órgano judicial considerase la aplicación de dicha cláusula, las consecuencias podrían derivar, entre otras, en una reducción de la renta o incluso, en casos extremos, la terminación o resolución del contrato. Hasta aquí todo sigue “bien”. No obstante, su aplicación por órganos judiciales se realiza de forma excepcional y limitada por respetar la sí regulada previsión legal relativa al mantenimiento de los contratos (“pacta sunt servanda”, si… otra máxima latina común en la jerga legal…).

El acuerdo: la mejor vía de negociación

De este modo, dicho lo anterior, antes de entrar en un proceso judicial y, mientras esperamos que el Gobierno se pronuncie sobre la posible regulación de estas situaciones y ayudas, en su caso, quizás la negociación entre las partes sea una solución más rápida y práctica, bien acordando reducciones en renta, aplazamientos o, incluso, en casos extremos periodos de carencia de renta o la resolución del contrato.

En momentos de incertidumbre, como el que estamos viviendo, adelantémonos y usemos la comunicación y entendimiento como nuestra herramienta para lidiar con este tipo de situaciones.

Si quieres consultarnos sobre tu situación concreta, te esperamos. Hasta entonces y, si no es tu caso, gracias por leer este blog y mis mejores deseos y ánimos para todos vosotros.

Para más información, puedes contactar con nuestros abogados sin compromiso.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "¿Confinado a pagar la renta? " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente