Control del uso de dispositivos móviles en el trabajo

En este contexto y ante estas situaciones, la respuesta de las empresas pasa desde prohibir o limitar el uso personal de los dispositivos a realizar controles sobre dicho uso, con la finalidad de verificar que estos están llevando a cabo sus funciones laborales.

¿Vulnera este control la intimidad del trabajador?

En este contexto, el control de la utilización de estas herramientas puestas a disposición por parte de la empresa a los trabajadores, pueden suponer una vulneración de la intimidad de los empleados si no se realiza de la manera adecuada. Por eso es importante conocer los límites respecto al control de los dispositivos digitales puestos a disposición de los trabajadores.

De manera genérica, la Constitución Española consagra el derecho a la intimidad como un derecho fundamental protegido en su artículo 18, disponiendo que “se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”.

De forma más específica, la Ley Orgánica 3/ 2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales, regula el en su artículo 87 el “Derecho a la intimidad y el uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral”, estructurado en 3 apartados:

  1. En el primer apartado se protege la intimidad de los trabajadores, así como de los empleados públicos en el uso de los dispositivos digitales que les hayan facilitado sus empleadores.
  2. En el segundo se permite el acceso, por parte del empleador, al contenido de tales dispositivos facilitados únicamente con la finalidad de controlar el cumplimiento de las obligaciones laborales de los trabajadores.
  3. Finalmente, en el último apartado del artículo, y a fin de asegurar este derecho a los empleados, dispone que los empleadores deben establecer criterios de utilización de los dispositivos digitales siempre respetando los estandartes mínimos de protección de su intimidad, especificando de modo preciso los usos autorizados y estableciendo las garantías necesarias para preservarlo. Además, estos criterios de utilización deberán ser conocidos por los trabajadores.

En resumen, el control del uso de los dispositivos digitales puestos a disposición por parte de la empresa, como el ordenador o el teléfono móvil, será lícito, siempre y cuando se respete y se garantice el derecho a la intimidad del trabajador, se haya establecido previamente un consentimiento expreso o conocimiento por parte del trabajador del posible control de tales dispositivos y que se limite tal control a la verificación de que los trabajadores cumplen con sus obligaciones laborales.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Control del uso de dispositivos móviles en el trabajo " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente