diferencias domicilio fiscal y el social. Blog asesoría legal fiscal

En muchas ocasiones, se confunde el domicilio social con el domicilio fiscal de una sociedad, o se desconoce la diferencia que existe entre ambos. Pues bien, en este post se tratará de esclarecer las diferencias que existen entre ambos y las consecuencias que de cada uno derivan.

Domicilio social

La Ley de Sociedades de Capital, en su artículo 9, define el domicilio social como “el lugar en que se halle el centro de su efectiva administración y dirección, o en el que radique su principal establecimiento o explotación”.

Por tanto, la ley permite escoger entre dos lugares, el lugar en el que se sitúe la efectiva administración y dirección de la sociedad o donde radique el principal establecimiento o explotación.

¿Qué efectos conlleva?

En este sentido, el domicilio social será aquel que se establezca en la escritura de constitución y que se deberá informar en el respectivo Registro Mercantil. Cabe recordar que los registros son de carácter público, por lo que será dicha información la que tenga validez frente a terceros.

De la misma forma, el domicilio social de la sociedad será el que determine la competencia de los Juzgados; el Registro Mercantil en el que se debe inscribir la sociedad y todos los actos inscribibles posteriores; la normativa aplicable, entre otros.

Domicilio fiscal

En este sentido, la Ley General Tributaria, en su artículo 48, define el domicilio fiscal como “el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria”.

Asimismo, el apartado 2 del mismo artículo establece una presunción en relación con el domicilio fiscal que será, “Para las personas jurídicas, su domicilio social, siempre que en él esté efectivamente centralizada su gestión administrativa y la dirección de sus negocios. En otro caso, se atenderá al lugar en que se lleve a cabo dicha gestión o dirección. Cuando no pueda determinarse el lugar del domicilio fiscal de acuerdo con los criterios anteriores prevalecerá aquel donde radique el mayor valor del inmovilizado”.

En este caso, la normativa establece que el domicilio fiscal coincidirá con el domicilio social siempre y cuando en el domicilio social se encuentre la efectiva administración y dirección de la sociedad, pues en caso contrario, el domicilio fiscal será el del lugar donde radique el mayor valor del inmovilizado.

Además, el domicilio fiscal deberá informarse por medio de la correspondiente declaración censal, modelo 036, a la Agencia Tributaria y, podrá modificarse por medio del mismo proceso si algunos de los elementos anteriores variasen.

¿Qué efectos conlleva?

En este sentido, el domicilio fiscal que se informe determinará, entre otros, el sistema fiscal aplicable; la oficina tributaria de adscripción del contribuyente; el lugar para la práctica de notificaciones y del lugar físico concreto declarado y vinculante para el obligado tributario a efectos de procedimientos administrativos y del control fiscal.

¿Puede ser distinto el domicilio social del fiscal?

Sí. Por lo expuesto anteriormente, es posible que el domicilio social y el domicilio fiscal de una sociedad no coincidan. Por ejemplo, en el que caso que el domicilio social se haya determinado por el lugar donde radique el principal establecimiento o explotación y el domicilio fiscal por el lugar donde se encuentre la efectiva administración y dirección de la sociedad.

Cambio de domicilio: obligaciones y efectos

Si las circunstancias de la sociedad se alteraran y se modificara el domicilio social, según las alternativas contempladas en el apartado anterior, la sociedad debería modificar su domicilio social.

En este sentido, y con ocasión de la modificación introducida por el RD-Ley 15/2017, de 6 de octubre, de medidas urgentes en materia de movilidad de operadores económicos dentro del territorio nacional, que modifica el artículo 285, de la Ley de Sociedades de Capital, si no se ha dispuesto en los estatutos sociales lo contrario, el órgano de administración será competente para realizar el cambio de domicilio social.

Una vez realizado el cambio de domicilio social en los estatutos sociales, la sociedad deberá de comunicar dicha modificación al correspondiente Registro Mercantil. En caso contrario, dicha modificación no tendrá efectos frente a terceros.

Por otro lado, si el que se debiera modificar fuera el domicilio fiscal, el procedimiento a seguir es más sencillo. Dicha modificación deberá realizarse ante la Agencia Tributaria, en concreto, por medio de la correspondiente Declaración censal, modelo 036.

En este caso, para que tenga efectos ante la Administración, la modificación del domicilio fiscal deberá comunicarse en el plazo máximo de un mes desde la modificación, y será desde el momento de presentación de la Declaración censal que surtirá efecto frente la Administración tributaria.

Para más información, puedes contactar con los abogados del área fiscal de GD Legal.

Contacta ahora
Anterior
Siguiente