¿ERTE por fuerza mayor o ERTE convencional?

Actualización (4 de mayo)

La Dirección General de Trabajo afirma que es posible desafectar a algunos empleados del ERTE por causa de fuerza mayor, de forma que se pueda renunciar al ERTE ‘’de manera total o parcial, respecto de parte o la totalidad de la plantilla, y de forma progresiva según vayan desapareciendo las razones relacionadas con la fuerza mayor’’. Pincha en el anterior enlace para consultar todas las novedades a día 4 de mayo.

Actualización (13 de mayo)

Prolongación hasta el 30 de junio de los ERTEs de fuerza mayor derivados del COVID-19, ya sea por fuerza mayor total (sin reactivación de la actividad) o parcial (se recupera una parte de la actividad). En el anterior enlace tienes acceso a todas las nuevas novedades laborales a fecha 13 de mayo.

Existen unas características comunes a todos los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE):

  • se suspenden las relaciones laborales (empleo y sueldo).
  • se aplica independientemente del número de trabajadores de la empresa.
  • no generan derecho a indemnización ninguna a favor del trabajador.
  • el trabajador tendrá derecho a la prestación por desempleo.

No obstante, es importante diferenciar entre el ERTE convencional y la suspensión de contratos y reducciones de jornada derivados por causas de fuerza mayor por coronavirus. En ambos supuestos, el RD-Ley 8/2020, que integra las medidas económicas y laborales del II Plan de Choque, simplifica y reduce los plazos con el fin de agilizar los procedimientos.

¿Qué causas provocan el ERTE?

Mientras que el ERTE por fuerza mayor deriva de suspensiones de contrato y reducciones de jornada que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del coronavirus (COVID-19), incluida la declaración del estado de alarma. El ERTE convencional está originado por:

  • causas económicas (situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas),
  • productivas (cambios en la demanda de los productos o servicios),
  • organizativas (cambios en los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción), o;
  • técnicas (cambios en los ámbitos de los medios o instrumentos de producción).

¿Cuál es el tiempo de aplicación de un ERTE?

El ERTE por fuerza mayor se aplica durante el tiempo que dure el estado de alarma (incluidas las prórrogas); mientras que el ERTE convencional puede durar un poco más, por voluntad del empresario o por acuerdo con la Representación Legal de Trabajadores (RLT).

Efectos

El ERTE por fuerza mayor surte efectos desde la fecha del hecho causante de la fuerza mayor, es decir, desde la entrada en vigor del decreto de estado de alarma, 15 de marzo; por su parte, el ERTE convencional surte efectos desde el momento en que se ejecute, esto es, hasta después del período de consultas.

¿Cómo se tramita un ERTE?

El ERTE por fuerza mayor se inicia por solicitud de la empresa que deberá aportar:

  • Informe relativo a la vinculación de la pérdida de actividad como consecuencia del coronavirus (COVID-19);
  • Documentación acreditativa;
  • Comunicación a los trabajadores y traslado del informe anterior y la documentación acreditativa a la RLT, en caso de que exista.

Constatación por la autoridad laboral de la existencia de fuerza mayor. La resolución de la autoridad laboral en el plazo de 5 días desde la solicitud, previo informe, en su caso, de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

El informe de la Inspección de Trabajo (potestativo) se evacuará en el plazo de 5 días.

Posterior comunicación individual a los trabajadores y a la RLT de la decisión definitiva.

El ERTE convencional tiene el siguiente procedimiento:

  • En el caso de que no exista Representación Legal de Trabajadores (RLT) se deberá constituir una comisión negociadora en el plazo de 5 días (antes eran 7).
  • Se establece un periodo de consultas de 7 días (en lugar de 15).
  • Aplicación del acuerdo final o en su defecto, decisión de la empresa.

Se amplían los plazos para resolver ERTES por fuerza mayor

Actualización (abril): algunas comunidades autónomas han decidido ampliar los plazos para resolver ERTES por fuerza mayor.

A la vista de la incidencia evidente que esta situación extraordinaria está teniendo en el ámbito laboral de todas las comunidades autónomas, con varios cientos de miles de ERTES solicitados, se ha constatado la falta de medios personales y materiales de los órganos responsables de garantizar el cumplimiento de los plazos administrativos de resolución y notificación de los citados expedientes.

Así, en una primera fase se ha tratado de habilitar más medios personales y materiales. En algunos casos, por ejemplo, mediante la cesión de empleados públicos provenientes de otros centros de destino o a través de nuevos procedimientos en línea.

Sin embargo, estas herramientas no han sido suficientes para atender la cantidad de solicitudes formuladas, por lo que algunas autonomías se han visto obligadas a reconocer la imposibilidad de garantizar el cumplimiento del plazo de 5 días obligatorio para resolver el expediente.

Las Comunidades que han ampliado el plazo máximo de 5 a 10 días son: Aragón, Castilla y León, Comunitat Valenciana, Galicia, Illes Balears y el Principado de Asturias.

Si quieres más información sobre las nuevas medidas laborales aprobadas por el Gobierno, descárgate nuestra guía de actuación contra el coronavirus.

Si necesitas la tramitación de un ERTE nosotros podemos realizar todo el trámite.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "¿ERTE por fuerza mayor o ERTE convencional? " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente