Insolvencia y situación de pérdidas agravadas en una sociedad

Una sociedad puede encontrarse ante dos situaciones económicas negativas: insolvencia y descapitalización por pérdidas agravadas

Declaración de insolvencia de una empresa

La situación de insolvencia se produce cuando una sociedad no puede cumplir de manera regular con sus obligaciones exigibles, lo que obliga a solicitar la declaración de concurso de acreedores a adoptar soluciones preconcursales para evitar la quiebra (un acuerdo con los acreedores)

Si quieres saber más información sobre la insolvencia, puedes hacer clic en este enlace en el que te explicamos los estados de insolvencia concursal del deudor

¿Qué es la descapitalización por pérdidas agravadas?

Es una situación en la que el activo es superior al pasivo, pero inferior a la mitad del capital social (déficit patrimonial). A continuación, desgranamos más detalladamente qué supone para una empresa una situación de pérdidas agravadas.

La descapitalización por pérdidas gravadas nace cuando una sociedad incurre en pérdidas que dejan reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social de la empresa, a no ser que este se aumente o se reduzca en la medida suficiente. Esto último supondría la obligación para los administradores de promover nuevas medidas de recapitalización (por ejemplo, aumento de capital) o, en su defecto, promover la disolución de la sociedad a través de la Junta o por vía judicial.

Diferencia entre estado de insolvencia y pérdidas agravadas

La principal diferencia con respecto al estado de insolvencia, es que en la situación de disolución por pérdidas gravadas el deudor puede estar cumpliendo de manera regular con sus obligaciones exigibles.

La sentencia del Tribunal Supremo de 1 de abril de 2014 (STS 1368/2014) afirma que ‘’no puede confundirse la situación de insolvencia con la situación de pérdidas agravadas’’

La sentencia nombrada ahonda más en el asunto y extrae una importante conclusión: ‘’En la Ley Concursal la insolvencia no se identifica con el desbalance o las pérdidas agravadas. Cabe que el patrimonio contable sea inferior a la mitad del capital social, incluso que el activo sea inferior al pasivo y, sin embargo, el deudor pueda cumplir regularmente con sus obligaciones, pues obtenga financiación. Y, al contrario, el activo puede ser superior al pasivo pero que la deudora carezca de liquidez (por ejemplo, por ser el activo ser liquidable a muy largo plazo y no obtener financiación) lo que determinaría la imposibilidad de cumplimiento regular de las obligaciones en un determinado momento y, consecuentemente, la insolvencia actual’’

Concluyendo, y tomando como referencia la sentencia del Tribunal Supremo, insolvencia y desbalance patrimonial agravado no son equivalentes, y lo determinante para apreciar si ha concurrido el supuesto del artículo 165.1 de la Ley Concursal (presunciones de culpabilidad) es la insolvencia, no el desbalance o la concurrencia de la causa legal de disolución por pérdidas agravadas.

Disolución de sociedad por pérdidas durante el coronavirus

Debido a la crisis económica del ejercicio 2020 ocasionada por la pandemia de COVID-19, cuando la sociedad incurre en la causa de disolución por pérdidas no se tendrán en cuenta las pérdidas del ejercicio 2020.

Si en el resultado del ejercicio 2021 se muestran pérdidas que dejen reducido el patrimonio a una cantidad inferior a la mitad del capital social, será preciso una convocatoria de celebración de junta general para proceder a la disolución de la sociedad, a no ser que se aumente o reduzca el capital en la medida suficiente.

¿Tienes alguna duda? Los abogados de GD Legal pueden ofrecerte asesoramiento en materia concursal y realizar la solicitud de concurso de acreedores

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Insolvencia y situación de pérdidas agravadas en una sociedad " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente