Libertad de expresión: límites en las relaciones laborales

El trabajador, que formaba parte del equipo de RRHH de un banco, expuso su parecer profesional en una página web limitada a profesionales en dicha materia, a través de varios artículos de opinión, en donde no se identificaba como personal de dicha empresa ni se hacía referencia al mismo. En las opiniones que vertía en éstos, a juicio de la dirección del banco, se estaba desvelando información de carácter confidencial y estrategias internas, que ponían en riesgo sus intereses comerciales y económicos, por lo que procedió a su despido disciplinario al entender vulnerada la confianza mutua que rige cualquier relación laboral.

Naturaleza de las opiniones vertidas

Por parte del trabajador, éste consideraba que las opiniones vertidas en dichos escritos eran de interés profesional y público, relativas a cambios de normativa que afectaban a la generalidad de los húngaros, así como reiteraba que los artículos no recogían ni difundían información confidencial, si no que únicamente se basaban en su experiencia laboral y que eran publicados en un foro de discusión donde se encontraban profesionales de recursos humanos en general.

Los tribunales húngaros entendieron que el despido era procedente, pues atendiendo a la ley nacional, el derecho a la libertad de expresión se encuentra limitado en las relaciones laborales si éste pone en riesgo los intereses empresariales de la empresa, como entienden que era el caso, más y cuando concluyen que dichos artículos no habían contribuido a un debate de interés general.

¿Existe vulneración del derecho a la libertad de expresión?

Ante esta situación, el trabajador interpone recurso ante el TEDH al entender que, la interpretación de los tribunales húngaros ha vulnerado el art. 10 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, al que se encuentra adherido la Unión Europea, concretamente su art. 10 referente a la libertad de expresión.

El TEDH entiende que para poder determinar los límites y restricciones a la libertad de expresión dentro de una relación laboral deben examinarse los siguientes aspectos:

 

  • Naturaleza de la expresión en cuestión: El TEDH observa que los tribunales húngaros entendían que los artículos publicados por el trabajador se referían a recientes reformas legales que tenían incidencia en el campo de los recursos humanos, si bien a su vez interpretaban que transmitían información comercial y que estaban dirigidos a un círculo limitado de profesionales, por lo que no se podía entender que estuviese amparada por la libertad de expresión del art. 10 del Convenio, a no afectar directamente al público en su conjunto o al interés general. El TEDH no está de acuerdo, pues entiende que no sólo se deben proteger los comentarios que contribuyan de manera demostrable y directa a un debate sobre un asunto público, sino que debe protegerse todos aquellos que estén vinculados de alguna manera a ese debate e interés general.  

 

  • Motivación del autor: El TEDH considera, al igual que los tribunales húngaros, que el derecho a la libertad de expresión en el ámbito laboral se debe encontrar correctamente limitado cuando las opiniones se vierten con el objetivo o expectativa de obtener una ventaja, o viene motivado por una queja o reclamo personal. Sin embargo, en el presente caso, el TEDH no observa que nos encontremos ante estas situaciones y no existe razón alguna para concluir que los artículos no se publicasen con la única intención de compartir conocimientos y generar debate profesional.

 

  • Daño causado: Los tribunales húngaros interpretaron los artículos publicados en el sentido de declarar que los mismos podrían haber generado un determinado daño a los intereses comerciales y económicos del banco. Sin embargo, si bien la ley nacional otorga cierta libertad a la empresa a la hora de señalar que situaciones pueden generar dicho daño, en ningún caso, ni la empresa ni los tribunales, se preocuparon en probar ni determinar los perjuicios reales causados, basándose en meras hipótesis, lo que entiende el TEDH que en ningún caso puede primar sobre la libertad de expresión de los trabajadores.

 

  • Gravedad de la sanción: El TEDH entiende que la sanción interpuesta de despedir al trabajador fue especialmente severa, sin valorar la posibilidad de llevar a cabo otras medidas menos lesivas.

 

Ponderación de los derechos en juego

El TEDH finaliza concluyendo que, si bien son las autoridades de cada estado miembro las encargadas de llevar a cabo un juicio de proporcionalidad en estas situaciones, en todo caso se debe garantizar el disfrute del derecho a la libertad de expresión dentro de las relaciones entre empleador y empleado. Asimismo, entiende que, en este caso, los tribunales húngaros no realizaron un equilibrio significativo entre los intereses y derechos en juego, como son el de la libertad de expresión del trabajador, por un lado, y el derecho de su empleador a proteger sus intereses comerciales legítimos por otro, vulnerándose, por tanto, el art. 10 del Convenio relativo a la libertad de expresión.

El TEDH condena al gobierno húngaro a pagar 10.000 € por daños y perjuicios y 4.800 € en conceptos costas y gastos.

Enlace a la sentencia del TEDH de 5 de noviembre de 2019 (no. 11608/15)

 

Alberto González

Director GD Legal Laboral

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Libertad de expresión: límites en las relaciones laborales " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente