Nos han despedido a todos, ¿es un despido colectivo?

En primer lugar, es necesario identificar las diferentes opciones de las que dispone una empresa a la hora de proceder a la extinción de la relación laboral de los trabajadores por causas objetivas (económicas, técnicas, productivas u organizativas).

Para proceder a la extinción de la relación laboral de varios trabajadores, la empresa puede acudir a:

  • Un despido colectivo
  • Un despido objetivo de carácter individual.

¿Cuándo opera cada una de estas opciones?

Es importante determinar en qué momento opera cada uno de ellos, pues la protección ofrecida a los trabajadores y el procedimiento necesario para llevarlo a cabo son diferentes.

Desde el punto de vista de la legislación laboral española, la empresa deberá proceder a un despido colectivo cuando se cumpla uno de los siguientes requisitos:

  • El despido realizado por la empresa debe afectar al menos a 10 trabajadores en empresas de menos de 100 empleados.
  • El despido realizado por la empresa debe afectar al menos al 10% de los trabajadores en empresas de entre 100 y 300 empleados.
  • El despido realizado por la empresa debe afectar al menos a 30 trabajadores en empresas de más de 300 empleados.

En relación con lo anterior, de acuerdo con nuestra legislación laboral, para poder calcular los límites arriba expuestos es necesario saber el número total de trabajadores de la empresa a los que afectará el despido.

En cambio, la Unión Europea, al contrario de lo expuesto por nuestra legislación laboral, entiende que a la hora de ver qué tipo de despido es aplicable no será necesario valorar el número de empleados que han sido despedidos en la totalidad de la empresa, sino únicamente el número de empleados que han sido despedidos en el centro de trabajo.

¿Qué pasa si el número de despedidos no llega a los límites establecidos por la legislación laboral?

En este caso, es preciso acudir de nuevo a lo determinado por la Unión Europea quien establece que, en el supuesto de cierre total de un centro de trabajo donde se despide a la totalidad de la plantilla, para que dicho despido tenga el carácter de colectivo será necesario que el número de trabajadores afectados ascienda como mínimo a un total de 20 trabajadores. Por el contrario, si el número de extinciones fuera inferior se debería proceder a despedir a los empleados por medio de despidos individuales.

Es en esta línea en la que se sitúa la nueva doctrina del Tribunal Supremo en su última sentencia de 13 de junio de 2017, al establecer que el despido de la totalidad de la plantilla de un centro de trabajo debió de sustanciarse a través de despidos objetivos individuales al ser únicamente 12 trabajadores.

En conclusión, para llevar a cabo un despido colectivo del total de la plantilla de un centro de trabajo será necesario un mínimo de 20 trabajadores afectados.

Para más información, puedes contactar con el área laboral de GD Legal.

Contacta ahora
Anterior
Siguiente