Novedades laborales de protección del empleo y los ERTE

En virtud del Real Decreto 9/2020, por el que se adoptan medidas complementarias, en el ámbito laboral, para paliar los efectos derivados del Coronavirus (COVID-19), se introducen nuevas medidas para:

Agilizar la tramitación y abono de la prestación por desempleo en caso de ERTE

El procedimiento de reconocimiento de la prestación contributiva por desempleo se iniciará mediante solicitud colectiva presentada por la empresa ante el SEPE, actuando en nombre de los trabajadores. En este sentido, el trabajador afectado por un ERTE no tiene que hacer ningún trámite, siendo la empresa la obligada a cumplimentar un modelo oficial y añadir una comunicación con los siguientes datos:

  • a) Nombre/razón social, domicilio, NIF y CCC al que figuren adscritos los trabajadores;
  • b) Nombre y apellidos, NIF, teléfono y correo electrónico del representante de la empresa;
  • c) Número de expediente asignado por la autoridad laboral;
  • d) Especificación de las medidas a adoptar, así como de la fecha de inicio en que cada una de las personas trabajadoras va a quedar afectada por las mismas;
  • e) En el supuesto de reducción de la jornada, determinación del porcentaje de disminución temporal, computada sobre la base diaria, semanal, mensual o anual;
  • f) Declaración responsable constatando que se ha obtenido la autorización de los trabajadores. g) La información complementaria que pueda determinar la Dirección General del SEPE.

La comunicación deberá remitirse por la empresa en el plazo de 5 días desde la solicitud del ERTE por fuerza mayor, o desde la fecha en que la empresa notifique a la autoridad laboral su decisión final en el caso de los procedimientos del artículo 23 (ERTE por causas ETOP relacionadas con el Coronovirus COVID-19), a través de los medios electrónicos que indique el SEPE. Si el ERTE fue presentado con anterioridad a la emisión de este texto normativo, el plazo de 5 días se computará desde la publicación del mismo.

La no transmisión de dicha comunicación se considerará infracción grave, según lo dispuesto en la ley de Infracciones y Sanciones del orden Social (LISOS).

En el caso de que transcurran los 5 días sin que la Autoridad Laboral competente haya resuelto la solicitud de la empresa, se entiende estimada por silencio administrativo positivo. En todo caso, se ha comunicado que la Autoridad Laboral dictará una resolución expresa y la misma podría llegar a ser revisada mediante declaración de lesividad en caso de que el acto se considere anulable por contravenir lo dispuesto en el ordenamiento jurídico (arts. 107 y 48 Ley 30/2015). El plazo máximo para declarar esa posible lesividad sería de 6 meses. 

Limitar la duración de los ERTE por fuerza mayor

Los ERTE por fuerza mayor quedan limitados al periodo en que se mantenga la situación extraordinaria del Coronavirus (COVID-19), concretada en la duración del estado de alarma y sus posibles prórrogas. Esta limitación aplica tanto para expedientes autorizados expresamente, como para los resueltos por silencio administrativo (positivo) y con independencia del contenido de la solicitud empresarial concreta.

Control y sanción de las solicitudes presentadas por ERTE

Las solicitudes presentadas por la empresa que contuvieran falsedades o incorrecciones en los datos facilitados serán objeto de sanción. También será sancionable la solicitud de ERTEs sin conexión “suficiente” con la causa, y que genere prestaciones indebidas.

El reconocimiento indebido de prestaciones por causa no imputable al trabajador dará lugar a la revisión de oficio de dichas prestaciones. La empresa deberá ingresar a la entidad gestora las cantidades percibidas por desempleo, deduciéndolas de los salarios dejados de percibir. Todo ello, sin perjuicio de la responsabilidad administrativa o penal que corresponda.

Cuando el SEPE aprecie indicios de fraude para obtener prestaciones, lo comunicará a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (“ITSS”). Asimismo, la ITSS, en colaboración con la AEAT y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, incluirá entre sus planes de actuación, la comprobación de los ERTES vinculados al COVID-19.

Nota. No hay todavía ningún criterio para realizar dichas comprobaciones, habrá que esperar a que se dicten por la inspección.

Asimismo, se introducen nuevas medidas para proteger el empleo, en particular:

Prohibición del despido por fuerza mayor y por causas ETOP

La fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP) en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido. Por tanto, se consideran suprimidos los despidos objetivos y posibles EREs cuyas causas estén vinculadas al Coronavirus (COVID19).

En principio, la consecuencia de despedir objetivamente por estos motivos sería la declaración de la improcedencia, si bien no se resuelve expresamente en el texto normativo.

Contratación temporal, se interrumpe el cómputo de la duración de los contratos

La suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad, supondrá la interrupción del cómputo, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido. Se entiende por tanto que los mismos se verán reactivados una vez finalizado el ERTE en el período correspondiente.

Para más información, contacta con nuestros abogados sin compromiso.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Novedades laborales de protección del empleo y los ERTE " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente