Nueva ley hipotecaria: más garantías para el prestatario

Las disposiciones de la nueva Ley se aplican únicamente a los contratos de préstamo hipotecario o garantizados con cualquier otro derecho real que recaigan sobre bienes inmuebles de uso residencial, o cuya finalidad sea la de adquirir o conservar derechos sobre inmuebles o terrenos con construidos o por construir, cuando el prestatario, fiador o garante, sea una persona física.

Principales novedades que introduce con carácter definitivo

  • Se endurecen las condiciones que permiten el vencimiento anticipado del crédito en caso de impago, ampliándose de 3 meses a 12 meses las cuotas impagadas o el 3 % del principal prestado (primera mitad del periodo de amortización), y de 15 cuotas impagadas y el 7% del capital concedido (segundo periodo de amortización). Además, el prestamista la entidad financiera deberá reclamar el pago al deudor concediéndole al menos un mes para su cumplimiento. 
     
  • Se establece la obligación del prestamista de hacer frente a los gastos de constitución de la hipoteca (gastos de gestoría, gastos registrales y de notaría), a excepción de los gastos de tasación que deberán ser asumidos por el cliente.
     
  • Se regula, sin necesidad de pacto y sin posibilidad de acuerdo en contrario, que el interés de demora será el interés remuneratorio más 3 puntos. 
     
  • En relación a la amortización anticipada se imponen límites tanto cuantitativos como de duración, estableciendo comisiones máximas y su aplicación según los años transcurridos desde la firma de la hipoteca. En el caso de hipotecas de tipo fijo, bajarán al 2% máximo durante los 10 primeros años, y del 1,5% a partir de ese período; y en el caso de hipotecas de tipo de interés variable, la comisión será como máximo del 0,25% o el 0,15 % del capital amortizado, en función del momento de cancelación - en los 3 o 5 primeros años respectivamente -.
     
  • Se prohíben las cláusulas suelo.
     
  • Se prohíbe a los bancos obligar a contratar productos vinculados, como el seguro de hogar, y el prestamista deberá aceptar pólizas alternativas de otras aseguradoras siempre que ofrezcan características similares a las de la propia entidad financiera.
     
  • Se incorpora el derecho del consumidor a convertir el préstamo denominado en moneda extranjera a la moneda en la que el prestatario reciba sus ingresos o la del Estado miembro en el que resida.
     
  • Se refuerza el control de los notarios para evitar la imposición de condiciones abusiva, atribuyéndoles una función de asesoramiento al prestatario.

Con el nuevo texto legal se refuerza la protección del consumidor y la transparencia en la contratación

Si tienes dudas acerca de cómo esta nueva regulación puede afectar a tu hipoteca no dudes en consultarnos.
 

Anterior
Siguiente