concurso de acreedores coronavirus

La crisis del coronavirus (COVID19) está teniendo, además del impacto sanitario, un impacto económico muy importante sobre las empresas españolas. Muchas de estas empresas se enfrentan a una etapa en la que, debido a la crisis de liquidez que sufren, no podrán hacer frente a sus obligaciones de pago. Empresas que, hasta el inicio de esta pandemia generada por el Coronavirus (COVID-19), tenían un negocio próspero y sin problemas, pueden a día de hoy encontrarse en una complicada situación económica. ¿Qué se puede hacer en estos casos? La legislación española ofrece una herramienta para gestionar estas situaciones: el concurso de acreedores.

En este artículo vamos a explicar qué es un concurso de acreedores, quién puede o debe solicitarlo, así como sus rasgos fundamentales.

¿Qué es un concurso de acreedores?

Un concurso de acreedores es un procedimiento especial que tiene como finalidad la satisfacción ordenada de los créditos de los acreedores de un deudor, de manera que se eviten fraudes o pagos preferentes de unos créditos sobre otros. La Ley Concursal establece en detalle el procedimiento a seguir y el orden de pago de los créditos.

¿Cuándo debe solicitarse el concurso de acreedores? 

El presupuesto principal para solicitar la declaración de concurso de acreedores es que exista más de un acreedor y encontrarse en situación de insolvencia, actual o inminente, es decir, que no se puedan cumplir regularmente las obligaciones exigibles. Si se dan estos presupuestos, debe presentarse el concurso de acreedores para evitar incurrir en responsabilidad.

¿Cómo se presenta el concurso de acreedores?

Para solicitar la declaración de concurso de acreedores hay que presentar un escrito en el juzgado competente acompañado de la documentación que señala la ley, entre la que se incluye, un poder especial para solicitar el concurso, una memoria de la historia jurídica y económica del deudor, un inventario de bienes y derechos, una relación de acreedores, la plantilla de trabajadores o documentación contable.

¿Quién puede solicitar el concurso de acreedores?

Pueden solicitar el concurso de acreedores tanto las personas físicas como las personas jurídicas que se encuentren en situación de insolvencia, tanto actual como inminente. Además, los acreedores de una sociedad insolvente también están legitimados para solicitar el concurso de acreedores de su deudor, siempre que acrediten una serie de hechos reveladores de la insolvencia.

¿Qué tipos de concursos de acreedores hay?

De manera general, podemos decir que el concurso de acreedores solicitado por el deudor se declarará como voluntario y el concurso solicitado por el acreedor será un concurso de acreedores necesario. El grado de intervención en la gestión del patrimonio del deudor por parte de la administración concursal varía en uno u otro caso.

 

¿Qué ocurre cuando se declara el concurso de acreedores? 

Una vez declarado el concurso de acreedores se nombrará al administrador concursal, y se intervendrán o suspenderán (en función de si el concurso es voluntario o necesario) las facultades de administración y disposición del deudor. La administración concursal deberá elaborar un informe sobre la concursada y una lista de acreedores, en la que incluirá todos los créditos del deudor, con su importe y clasificación (créditos contra la masa, privilegiados especiales o generales, ordinarios o subordinados). La clasificación es importante porque determinará el orden de pago de los créditos.

¿Cuáles son las fases del concurso de acreedores?

El concurso de acreedores se divide en 3 fases:

  1. Fase común, en la que se elabora el informe y la lista de acreedores y el juez resuelve las disputas relativas a la inclusión y clasificación de los créditos en el concurso (incidentes concursales);

  2. Fase de convenio, en la que el deudor puede presentar una propuesta de convenio para sus acreedores, en la que se prevean quitas y esperas (y otros efectos) para el cobro de los créditos, propuesta que deberán aprobar los acreedores mediante votación; y

  3. Fase de liquidación: prevista para el caso en el que no se presente propuesta de convenio o ésta no prospere. En esta fase, la administración concursal presentará un plan de liquidación para la compañía y se procederá a la liquidación de los bienes y al pago de los créditos por el orden establecido en la ley.

¿Cuánto dura un concurso de acreedores?

Aunque la ley establece plazos para la presentación del informe de la administración concursal, la resolución de incidentes concursales, la presentación del informe definitivo, de la propuesta de convenio o del plan de liquidación, lo cierto es que la duración de los concursos varía mucho de unos a otros.

Así, desde los denominados concursos de acreedores exprés, que se declaran y concluyen en el mismo auto, la duración de un concurso de acreedores puede variar desde unos pocos meses hasta años. En la duración del concurso influyen cuestiones como el número de acreedores, el número de incidentes concursales que se presenten, la carga de trabajo de los juzgados o el tiempo que se emplee para llevar a cabo la liquidación.  

¿Tienes alguna duda? Los abogados de GD Legal pueden ofrecerte asesoramiento en materia concursal y realizar la solicitud de concurso de acreedores.

Si quieres obtener más información, te ofrecemos la posibilidad de descargar de manera gratuita nuestra Guía Mercantil.

dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Preguntas y respuestas sobre el concurso de acreedores " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente