Subcontratación: nueva doctrina del Tribunal Supremo

¿El fin de la contrata* es causa válida para la finalización del contrato laboral por obra o servicio? Sobre esta cuestión se ha pronunciado el Tribunal Supremo a través de una sentencia de unificación de doctrina (nº 1137/2020, de 29 de diciembre)

*contrato o subcontrato por el que un empresario encomienda a otro la realización de obras, o la prestación de servicios correspondientes a la actividad propia del primero.

Cambio de doctrina en contratos temporales ligados a subcontratas

En la sentencia mencionada de 29 de diciembre de 2020 se altera el criterio hasta ahora mantenido en relación a la modalidad contractual por obra o servicio en empresas subcontratistas. Se rechaza la limitación de los contratos de trabajo en atención a los contratos mercantiles de las empresas.

Recordemos que una empresa subcontratista es aquella que presta servicios para terceros.

El hecho que ha propiciado el cambio de doctrina por el Alto Tribunal es el de un contrato con 15 años de antigüedad, firmado en el año 2000 y renovado varias veces por hasta incluso dos contratas diferentes. Dicho contrato finaliza por cierre de la empresa, y lo que la sentencia analiza en base a esta situación son dos cuestiones primordiales:

  • ¿La finalización de la contrata es causa válida para determinar el fin del contrato de trabajo por obra o servicio? ¿Estamos ante una relación laboral de carácter temporal o torna a indefinida si no cumple los requisitos?
  • El Alto Tribunal también se plantea la licitud de acudir a este tipo de contratos temporales cuando la actividad de la empresa es prestar servicios a terceros.

Hay que tener en cuenta que, este caso, el contrato de trabajo se inició en 2.000 y, por lo tanto, al ser anterior al RDL 10/2019, no estaría sujeto al límite de 3 años. 

En relación a la primera cuestión, es importante matizar y detallar el cambio doctrinal que ha mostrado el Tribunal Supremo. Para ello, lo dividiremos en tres momentos temporales:

  1. Criterio restrictivo del Tribunal Supremo. Respecto de la posibilidad de considerar que la celebración de una contrata de la empresa con otra empresa que actúe como cliente pueda ser calificada como obra o servicio a los efectos de justificar la duración temporal del contrato de trabajo, la Sala IV siguió inicialmente un criterio restrictivo, el cual fue abandonado y modificado a partir de 1997.
  2. El Tribunal Supremo admite que el contrato para obra o servicio se pueda ajustar a la duración de la contrata. Desde finales de los años 90, el Tribunal Supremo ha sostenido su admisibilidad, aunque la celebración de este tipo de contratos no estuviera expresamente prevista en el convenio colectivo: “Esa regla general de admisibilidad nos ha llevado a precisar que el contrato para obra o servicio mantenía una causa válida mientras subsistiera la necesidad temporal de empleados, porque la empleadora continuara siendo adjudicataria de la contrata o concesión que había motivado el contrato temporal. En suma, la vigencia del contrato para obra o servicio determinado continuaba mientras no venciera el plazo pactado para su duración” (STS/4ª de 20 marzo 2015) “De ahí resulta que la duración del contrato se vincule a la duración de la contrata, siendo la finalización de ésta la causa válida de extinción de aquél” (STS/4ª de 6 y 13 mayo 2020)
  3. Este criterio es abandonado por la sentencia de 29 de diciembre de 2020: "quienes ofrecen servicios a terceros desarrollan su actividad esencial a través de la contratación con éstos y, por tanto, resulta ilógico sostener que el grueso de aquella actividad tiene el carácter excepcional al que el contrato para obra o servicio debe atender".

Así, la Sala Cuarta del Tribunal Supremo considera necesario “rectificar la doctrina que ha venido manteniendo que la duración temporal del servicio se proyectaba sobre el contrato de trabajo”

Licitud de la contratación temporal en subcontratas

Además, el TS se plantea la segunda cuestión que adelantábamos al comienzo de esta entrada: la licitud de acudir a este tipo de contrato temporal cuando la empresa se dedica a prestar servicios para terceros. En este sentido, añade: “Resulta difícil seguir manteniendo que este tipo de actividades justifique el recurso a la contratación temporal y que una empresa apoye la esencia de su actividad en una plantilla sujeta al régimen de indeterminación de las relaciones laborales”

Según la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, en situaciones como las descritas (empresas cuya actividad es prestar servicios a terceros en las que el grueso de la actividad económica reposa sobre trabajadores contratados temporalmente) no es posible continuar aceptando ni la autonomía ni la sustantividad de la contrata, porque el objeto de dicha contrata es, precisamente, la actividad ordinaria, regular y básica de la empresa”

Alternativas a la contratación temporal en subcontratas

La sentencia también aporta soluciones para aquellas empresas que dependen de flujos variables de demanda. Indica que estas situaciones no pueden paliarse a través de una política de contratación limitada a una duración determinada. El legislador ya contempla diversos mecanismos para estas situaciones, tales como:

  • La delimitación contractual respecto de las jornadas y tiempos de trabajo (es decir, acudir a contratos parciales, fijos-discontinuos…)
  • La adaptación de las condiciones de trabajo o de la plantilla de empleados.

El Tribunal Supremo también refleja que en caso de no modificar esta doctrina se estaría poniendo en riesgo la garantía buscada por la Directiva 1999/70: esto es, “la mejora de la calidad del trabajo de duración determinada garantizando el respeto al principio de no discriminación» y el establecimiento «de un marco para evitar los abusos derivados de la utilización de sucesivos contratos o relaciones laborales de duración determinada”

Al tratarse de una sentencia reciente es complicado saber con exactitud qué efectos puede producir este cambio doctrinal para las empresas. Si quieres obtener información o recibir asesoramiento, te ofrecemos la posibilidad de ponerte en contacto con nuestros abogados laboralistas.

Para finalizar, consideramos oportuno recordar los requisitos que debe cumplir un contrato temporal por obra y servicio.

Requisitos de un contrato temporal para obra y servicio

Para que un contrato sea verdaderamente temporal (concretamente de obra y servicio), la Sala IV del Tribunal estima necesaria la concurrencia necesaria de los siguientes puntos:

  • Que la obra o servicio que constituya su objeto presente autonomía y sustantividad propia dentro de lo que es la actividad laboral de la empresa;
  • Que su ejecución, aunque limitada en el tiempo, sea en principio de duración incierta;
  • Que en el contrato se especifique e identifique, con precisión y claridad, la obra o servicio que constituye su objeto;
  • Que, en el desarrollo de la relación laboral, el trabajador sea normalmente ocupado en la ejecución de aquella o en el cumplimiento de este y no en tareas distintas.
dudas

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna alguna duda acerca de "Subcontratación: nueva doctrina del Tribunal Supremo " ponte en contacto con nosotros.

Nuestros abogados podrán ayudarte

Contacta ahora
Anterior
Siguiente